MI EXPERIENCIA HDC - ENTREVISTA A ROGER HERMOSILLA

1/9

Roger es un chico de 21 años, un deportista de élite en la especialidad de Tiro con Arco Olímpico, que poco a poco va cosechando éxitos con el objetivo de poder llegar a clasificarse para los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. Actualmente vive en Georgia donde le han dado la gran oportunidad de formarse académicamente y a nivel deportivo en su especialidad.

 

El camino que ha recorrido Roger para llegar donde está en la actualidad no ha sido fácil, pues, aunque parezca mentira, Roger nació con HDC y esta es su experiencia…

 

LVHDC: Descríbeme en una o dos frases como mucho quién eres ahora.

 

RH: Hoy en día soy un deportista profesional en Tiro con Arco Olímpico, una persona que paso de tener una vida sedentaria a aplicar un deporte y alcanzar un sueño, de soñar con practicar un deporte y conseguir hacerlo realidad.

 

LVHDC: ¿cómo te describes? A nivel personal y a nivel de salud.

 

A nivel personal soy muy perfeccionista, ordenado dentro de mi desorden, amo el deporte que, hoy por hoy, es mi gran ilusión, soy persistente, cabezón incluso, pero creo que en el fondo soy una buena persona que intenta ser mejor cada día.

 

A nivel de salud realmente estoy muy orgulloso del estado en el que me encuentro actualmente, teniendo en cuenta mis orígenes. Puedo decir que me siento bien de verdad ahora mismo y con las pilas recargadas para y por muchos años.

 

LVHDC: ¿Cómo empezó tu historia con las enfermedades raras?

 

RH: Me llegué a preguntar un buen día con 3 o 4 años porqué tengo una rajita “cicatriz” en el torso cuando los demás niños no tenían nada. En aquel momento estaba haciendo clases de piscina y podía ver que los demás compañeros no tenían nada.

 

Las visitas a los médicos, el trato que tenían hacia mí en el colegio, etc., me hicieron hacerme sentir que vivía en un ambiente en el que era el rarito, el niño diferente. Me llegaba a sentir realmente un enfermo y llegué a interiorizar esa idea de tal manera que me dejé llevar por una vida sedentaria, sin tener ilusión por cambiarla lo que me llegó a frustrar mucho. Hasta que descubrí el deporte.

 

LVHDC: ¿Cuáles son los principales problemas a los que te enfrentas por padecer una enfermedad rara, HDC?

 

RH: Recuerdo una infancia y adolescencia difíciles, tenía que tomar unos medicamentos de base para no enfermar, cuando quería jugar con los demás niños y pegaba dos carreras me costaba recuperar el aliento, poco a poco llegué a pensar que cuanto menos me movía era mejor para mí, lo que ha sido un error.

 

Os cuento una anécdota: Como mis padres intentaban protegerme lo máximo posible para que no me resfriara y evitar así males mayores (Bronquitis/Neumonías) siempre que me cambiaban la camiseta o el jersey si veían que estaba muy sudado. Pues bien, en el colegio se pidió al personal docente si podían hacer ese ejercicio cada vez que jugáramos en el patio.

 

Ante esta petición el profesorado decidió que era más conveniente que estuviera sentado en un banco viendo a los demás jugar y así evitar que tuvieran que cambiarme. Además de excluirme de actividades con movimiento, indirectamente fomentaban la discriminación por parte de mis compañeros, en el fondo yo era el diferente, el raro.

 

LVHDC: ¿alguna ventaja?

 

RH: Encuentro que hoy en día es un valor añadido tanto en mi vida como en mi carrera deportiva, porque puedo “utilizar” esta diferenciación de manera positiva. Es una motivación más para esforzarme a luchar por mi sueño.

 

Además, sin la HDC no estaría donde estoy ahora, no hubiera tenido la valentía de darle un vuelco a mi vida e intentar conseguir el gran sueño deseado.

 

LVHDC: ¿Me cuentas tú día a día en la actualidad?

 

RH: Ahora mismo estoy en un casal de verano con niños/as de diferentes edades, no puedo estar quieto y necesito realizar actividad física diariamente. Pero cuando estoy en Georgia mi día a día entre semana es monótona pero satisfactoria.

 

Me levanto, voy a clases de 8:00 a 13:00, como, dedico la tarde a entrenar… Soy Feliz, en definitiva, estoy haciendo lo que me apasiona y eso no está al alcance de todos por lo que me siento afortunado.

 

LVHDC: ¿Qué estás estudiando en Georgia?

 

RH: Estoy estudiando Sport Managment en Emmanuel College en la ciudad de Atlanta. La verdad es que son unos estudios muy interesantes y que me están aportando muchos conocimientos deportivos.

 

LVHDC: ¿Tienes o has tenido limitaciones? ¿Cómo las afrontaste? No solo a nivel físico, también a nivel mental

 

RH: Sí alguna he tenido y por eso he tenido que tomar muchas medicaciones.

Por el tema respiratorio, en cuanto realizaba un mínimo de ejercicio físico me ahogaba cuando corría, y esto es un hándicap para un niño inquieto y movido, aunque creo que lo sería para cualquier niño/a.

A nivel académico no noté diferencia con mis compañeros, incluso ahora pienso que se me dan fenomenal los estudios y los buenos resultados siempre me han avalado.

 

Donde sí encontré dificultades fue cuando empecé a hacer deporte. Mis dificultades motrices han hecho que tuviera que esforzarme más en cada entrenamiento para poder llegar a competir en condiciones óptimas.

 

LVHDC: Cuéntame tu día a día en la infancia.

 

RH: Como te he comentado antes tener que estar en el colegio, retenido en un banco a la hora del patio, no tener permitido hacer educación física, etc., hizo de mí una persona cómoda sin muchas ilusiones por moverse y con el pensamiento de dedicarme a ser Historiador cuando fuera mayor, al fin y al cabo, es una profesión sedentaria y yo pensaba que no podría aspirar a más.

 

No obstante, en alguna ocasión si que he mentido a mis padres diciéndoles lo tranquilo que había estado en el patio, y ese día quizás había sido el que más había saltado y corrido.

 

También recuerdo tener algún trauma con los médicos, no me gustaba tener que ir tan a menudo de visita, y también recuerdo con mucho fastidio la ingesta de medicamentos, ya que, aunque eran necesarios, eran demasiados para intentar que me sintiera mejor.

Pero un buen día conocí el Tiro con Arco, más o menos cuando tenía ya 15 años. En ese momento pude empezar a ir dejando la medicación y donde realmente me di cuenta que no era bueno para mí pesar los 120 Kilos que pesaba en ese momento.

 

Tuve una conversación con mis padres y les manifesté que tenía una necesidad de no dejar el deporte y que quería empezar a competir. Me esforcé mucho, entrené y pasé a pesar 78 Kilos. En definitiva, mi vida dio un giro radical de 180 grados.

 

LVHDC: ¿Tienes miedo a algo?

 

RH: ¡Soy muy joven! (ja, ja, ja) Ahora no es toca tener miedos, ahora me toca comerme el mundo y no que el mundo me coma a mí.

 

La verdad es que si lo pienso el único miedo que puedo tener es trasladar la HDC a un descendiente, pero para eso me quedan muchos años y un largo camino por recorrer.

 

 

LVHDC: ¿Qué Ilusiones tienes actualmente?

 

RH: Mi objetivo principal es poder acabar de formarme y sobretodo conseguir mi lucha y mi gran sueño que es participar en los JJOO de Tokio en 2020, si no es posible quizás pueda ser París en el 2024 o Los Ángeles en 2028.

 

Desde La Vida con HDC solo podemos desearte suerte, aunque sabemos que la suerte te ha acompañado toda la vida, que eres un gran luchador y la suerte siempre está del lado de los que luchan porque es de justicia, así que Roger lleva a lo más alto, consigue tus sueños porque así conseguiremos todos los nuestros en gran parte.

  • facebook LavidaconHDC
  • Twitter La vida con HDC
  • Instagram LavidaconHDC
Captura de pantalla 2018-09-12 a las 10.