Oclusión traqueal Fetoscópica (FETO)

 

El tratamiento tiene como objetivo intentar estimular el crecimiento pulmonar antes del nacimiento para conseguir aumentar las posibilidades de supervivencia. Su finalidad no es la reparación del defecto del diafragma ya que éste se deberá cerrar mediante cirugía después del nacimiento. De todas formas la terapia prenatal permite, en un grupo de casos seleccionado, aumentar substancialmente las posibilidades de supervivencia.

 

Como cualquier otra terapia fetal, el tratamiento entraña algunos riesgos para el buen curso del embarazo, principalmente el de parto prematuro. Por este motivo, por lo que solo se ofrece a pacientes en los que se estime que, las posibilidades de supervivencia sin tratamiento sean del 60% o inferiores. Los resultados más recientes de series y ensayos clínicos sugieren que el tratamiento puede aumentar las posibilidades de supervivencia en un 30-40% respecto al diagnóstico inicial.

 

El tratamiento se basa en la oclusión de la traquea (el tubo que discurre desde la garganta hacia los pulmones). Esto provocará la expansión de los pulmones, que es el principal mecanismo para mejorar la función respiratoria tras el nacimiento.

 

La intervención consiste en un tratamiento fetoscópico (utilizando endoscopia fetal). Se realiza a las 28-32 semanas (6-7 meses de embarazo) según las características del caso. Es una terapia mínimamente invasiva. Se realiza en quirófano y bajo anestesia local. La madre normalmente permanece ingresada 24 horas por precaución. Mediante una pequeña incisión en el abdomen de la madre (de unos 3mm), se inserta un pequeño fetoscopio y bajo visualización directa y sin la necesidad de realizar ningún corte en el feto, es posible dirigirse a través de la boca hacia la tráquea, donde se infla el balón. El balón se deja inflado durante un periodo que puede ir de las dos a las cuatro semanas, para ser retirado posteriormente, también por fetoscopia.

CAMPAÑA DE NAVIDAD

Tweets de La vida con HDC @LavidaconHDC